LISBOA

UN VIAJE INOLVIDABLE POR PORTUGAL

Tickets Aéreos

Encuentra los mejores precios entre más de 500 aerolíneas para viajar a Barcelona.

Alojamiento

Disponemos de más de 300 hoteles y apartamentos vacacionales distribuidos por toda la región.

Paquetes Todo Incluido

Te ofrecemos los mejores paquetes todo incluido a los mejores precios del mercado.

DISPONIBILIDAD DE PRODUCTOS PARA ESTE DESTINO

RECOMENDAMOS VISITAR ...

CASTILLO DE SAN JORGE

Del siglo VI, las dieciocho torres del Castillo de San Jorge dominan con elegancia el perfil de la ciudad. Desde su posición privilegiada se pueden admirar casi todos los lugares que hay que ver en Lisboa. Esta fortificación ha sobrevivido a asedios, guerras y a un terremoto y hoy es la atracción turística más popular de la capital lusa. Los visitantes pueden descubrir más sobre el interesante pasado de la ciudad en el museo del castillo que está ubicado en el antiguo palacio. O también pueden visitar la Torre de Ulises, que hoy alberga una Cámara Oscura con la que podrán disfrutar de vistas de toda la ciudad en tiempo real.

TORRE DE BELÉM

Uno de los símbolos por excelencia que ver en Lisboa y absolutamente imperdible. La Torre de Belén se construyó a principios del siglo XVI a orillas del río Tajo como una estructura defensiva y también para dar la bienvenida a los viajeros que regresaban de explorar el mundo. Esta joya de la arquitectura portuguesa es una verdadera maravilla y no nos extraña que sea Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Una visita que te dejará con ganas de zarpar a lugares exóticos. Justo al lado está el Monumento a los Descubrimientos, un lugar de lo más fotogénico.

ELEVADOR DE SANTA JUSTA

Pese a tener el aspecto de cualquier prodigio digno de estar en una película de Tim Burton, este ascensor neogótico de hierro forjado podría pasar por alto. Está escondido en una callejuela del corazón comercial de Lisboa y es una de las piezas de arquitectura más interesantes que ver en Lisboa. Su diseño estuvo influenciado por la Torre Eiffel y sirve para conectar el punto más bajo y el más alto de la ciudad. En los antiguos días de los carruajes y los caballos, era una manera excelente de trasladar objetos y personas. Hoy, sin embargo, su mayor atractivo son las vistas panorámicas desde la cima. Una vez arriba, aprovecha para callejear por el bohemio barrio de Chiado, el “Montmartre” lisboeta, y perderte entre las románticas ruinas de la iglesia de Carmo, destruida durante el Gran Terremoto.

ALFAMA

Si buscas el romanticismo y la melancolía de la capital más antigua de Europa, entre las cosas que hacer sin falta en Lisboa deberás incluir una visita al barrio de Alfama. El barrio más ancestral de la ciudad es un área que da la sensación de haber estado ahí siempre, o casi, con la colada colgando de los balcones de sus edificios coloridos y niños jugando en las calles. En esta vecindad descubrirás algunas iglesias increíbles y casas llenas de azulejos que te quitarán el sentido. El centro histórico de Lisboa es el lugar ideal para alejarte del mundanal ruido y disfrutar de un buen café con un dulce local. Si vas a finales de junio, no te pierdas las celebraciones de las fiestas de San Antonio en sus calles empinadas.

TOMAR UN TRANVÍA

Sin duda, se trata de una de las cosas más típicas que hacer en Lisboa. Aunque hay muchas maneras de moverse por la ciudad, ir y no subirse en uno de sus tranvías amarillos históricos es casi un pecado capital. Son una manera excelente de descubrir las principales atracciones de la capital lusa ya que están por todas partes y se atreven incluso con las calles más empinadas. Puestos a elegir, súbete en el que cubre la ruta número 28, que pasa por algunos de los rincones imprescindibles de Lisboa como la Catedral de la Sé. Con el billete de día podrás subir y bajar cuando quieras.

EL BARRIO DE LA BAIXA

El encantador barrio de la Baixa es un buen lugar para pasar una tarde callejeando y disfrutando de los monumentos que ver en Lisboa sin tener que enfrentarse a las cuestas del resto de la ciudad. Puedes empezar por la fabulosa Plaza de los Restauradores, seguir hasta la Plaza del Rossio, con su estación de tren modernista y acabar en la Plaza del Marqués de Pombal. La Plaza del Comercio también es un buen rincón donde sentarse a descansar las piernas y tomar algo. Si no te apetece andar, siempre puedes montarte en el tranvía número 12, que recorre buena parte de La Baixa.

PARQUE DE LAS NACIONES

El moderno Parque de las Naciones ofrece un contraste con el centro histórico de Lisboa. Situada al este de la ciudad, sufrió una profunda reforma en 1998 y es aquí donde encontrarás hoy la arquitectura más contemporánea de Portugal, además de un puerto novísimo. Una de las joyas de la corona es el Oceanario de Lisboa, el acuario más grande de Europa. Aquí los visitantes pueden andar alrededor del tanque central y maravillarse ante la profusión de peces y tiburones. Con exposiciones impresionantes que recrean varios ecosistemas y albergan a unas 450 especies de animales marinos, su objetivo principal es educar a los visitantes sobre la necesidad de invertir en la conservación de los océanos. Si te gusta el buceo, pero te has olvidado el traje en casa, acércate al Oceanario y no te arrepentirás. Sin duda, una de las cosas que hacer en Lisboa si vienes con niños.

ALBUM DE FOTOS

EXPLORA OTROS DESTINOS

Barcelona

Río de Janeiro

New York

Tailandia